top of page
Search

Viaje a Cuba - Parte 2

English version below


Para leer la primera parte de este blog, vaya a https://www.ehba.org/post/viaje-a-cuba-parte-1


Tuvimos unas vacaciones tan buenas en el 2015 en el este de Cuba, que decidimos volver por segunda vez en el 2016, pero esta vez por 3 semanas.


La mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos en el hotel descansando, salvo dos excursiones dignas de mención. Nuestra primera salida fue con un guía local para ver la casa natal de Fidel Castro en Birán, Cuba, así como el infame Salto del Guayabo, que es visitado principalmente por los lugareños debido a su distancia de los hoteles y a las horribles condiciones de la carretera. Nuestra segunda salida fue hacer una clase de lancha rápida en una bahía. A lo largo del blog, incluiré todas las lesiones que sufrimos durante este viaje, que no nos impidieron disfrutar de nuestra estadía pero que, hasta el día de hoy, nos hacen sonreír cuando las recordamos.


La primera noche en el hotel, me resbalé en la bañera y me hice un moretón en el codo y en la nalga que creció hasta un tamaño desconocido para mí hasta la fecha. Empezamos a documentarlo a diario para mostrar el crecimiento, pero sólo se lo mostraré en su punto álgido. Cualquiera que lo viera, miraba mal a mi marido, probablemente pensando que me estaba pegando, cuando en realidad es el ser humano más amable que he conocido. Unos días más tarde, mi marido se quebró uno de los dedos del pie cuando caminaba por la playa y sus dedos golpearon una raíz de árbol oculta. ¡Ay! El médico del hotel comprobó que todas esas lesiones no envolvían nada más grave y nos proporcionó información sobre la mejor manera de cuidar de nuestras lesiones.



A pesar de esas heridas, nuestra primera salida fue a la casa natal de Fidel Castro y al Salto del Guayabo. Como ambos puntos están en la misma dirección, nuestro guía nos recomendó hacerlas en el mismo día. Las carreteras para llegar a ambas son una mezcla de caminos pavimentados y sin pavimentar. Los caminos sin pavimento no están bien mantenidos, ya que ver coches es cada vez más raro cuanto más te adentras en el campo. Los camiones, el transporte "casero", los caballos, los burros o ir a pie son los medios de transporte más comunes. La construcción de su propio medio de transporte (semirremolque y camión) es bastante común.



Nuestro guía tenía un viejo Suzuki 4X4 para llevarnos por los alrededores, pero en algunas carreteras tuvo que conducir a muy baja velocidad con el conocimiento local de los baches... deberían llamarse cráteres en el campo de Cuba, ya que hay un alto riesgo de dañarse las llantas si se conduce a través de uno. Google Maps muestra que, según la distancia, es un viaje de 1h53, pero definitivamente es más bien un viaje de 3 horas lleno de baches una vez que se pasa por Holguín.


Fuente: Google Maps

En el 2016, había que pagar una cuota cara (3 veces el costo de la entrada), acá les comparto vídeos hechos por otras personas. Durante el recorrido se comparte mucha historia, más de la que se muestra en los vídeos, y se puede elegir entre un guía en inglés o en español. Los baños públicos están disponibles por una pequeña tarifa.



Después de esto, condujimos un poco más hasta el Salto del Guayabo. Ahora los caminos hacia el salto son sólo de tierra, pero hay mucho que ver sobre el estilo de vida cubano y es un conocido juego de carretera tratar de detectar las casas que son propiedad de canadienses que se casaron con cubanos. Pista: son fáciles de detectar, ya que exhiben con orgullo una bandera canadiense y normalmente son mucho más grandes y bonitas que el resto.



En cada pueblo por el que se pasa, hay puestos de café fresco (las botellas de agua son escasas) y de fruta, así como artefactos, como tanques, de la época rusa, pero no espere que haya baños públicos: son inexistentes y casi imposibles de encontrar a menos que se encuentre en una atracción más o menos turística.



El Salto del Guayabo es una popular reserva natural visitada regularmente por los lugareños. Sólo algunos guías hablan inglés. Se trata de una corta y empinada caminata hasta la cima de la cascada, donde podrá refrescarse con seguridad en la parte superior de la misma. La cascada tiene 400 metros de altura. (Palabras sabias de mi marido: no hay que ir de excursión con un dedo del pie roto).



Unos días después, fuimos a una excursión en grupo para aprender a conducir una lancha rápida en una tranquila bahía frente al océano. Desgraciadamente, los asientos de la lancha no estaban cubiertos con cojines y el instructor decidió llevar a todo el mundo al océano, donde las olas eran demasiado grandes para el tamaño de las lanchas, sin una amortiguación adecuada. Tomamos mal una ola y, como pasajera, me levantó en el aire y caí con fuerza sobre el duro asiento. Inmediatamente, un dolor agudo me recorrió el cuerpo y grité "me he roto la cola". Pensando que era un dolor momentáneo y una reacción exagerada, continuamos la lección. Una vez que terminamos la lección y llegó el momento de salir de la embarcación, me di cuenta de la gran cantidad de dolor que provenía de mi trasero. Sentada en el bar para tomar un refresco en el lugar de la lección del barco y luego en el autobús de vuelta al hotel, me di cuenta de que algo estaba definitivamente mal. Caminar y sentarme me producían un dolor insoportable.


Nada más al llegar al hotel, mi marido me llevó al médico del lugar, que empezaba a conocernos mejor por nuestras visitas anteriores, que me echó un vistazo y concluyó que me había fracturado el coxis. No pudo explicarlo en inglés en ese momento, pero le oí decir a la enfermera "creo que se rompió el coxis". Como el hotel no disponía de un aparato de rayos X en el lugar, enviarme a hacer radiografías supondría un viaje en ambulancia a la ciudad de Holguín (1h30) por unos 150 dólares canadienses, pero el médico nos advirtió que no hay nada que se pueda hacer para una fractura de este tipo más allá de tener cuidado al sentarse, seguir caminando lentamente para mantener la flexibilidad en la zona y dejar de hacer otras actividades físicas. Después de investigar un poco en Internet sobre este tipo de fractura, decidí que, dado que no había nada que se pudiera hacer, no ir por la radiografía, ya que los hospitales de esta región de Cuba son conocidos por cobrar de más a los turistas y las barreras lingüísticas me daban demasiado miedo. Me limité a tomar religiosamente los analgésicos proporcionados por el médico cada 4 horas y traté de no sentarme demasiado. La otra cosa que hicimos es que mi marido fue a comprar uno de esos pequeños flotadores de piscina para que yo pudiera sentarme en él y así no sentir presión en el coxis. Por supuesto, eso me hizo recibir miradas interesantes de otros huéspedes, pero nuestro personal favorito estaba al tanto de la situación y nos ayudaba en todo lo que podía. Se me podía encontrar por todo el complejo con mi flotador o acostada y durmiendo. En solidaridad, mi marido se hizo con su propio flotador y se sentó en él allá donde fuimos. Si eso no es amor, no sé lo qué es.


Seguí disfrutando de mis vacaciones y simplemente me relajé, pero el sentarme seguía siendo una lucha. El 21 de enero, tuvimos que volver a casa a través de Toronto en 2 vuelos de 4-5 horas cada uno. No hay otra opción que sentarse en el avión. Fui la única que se presentó con mi flotador inflado y muchos otros pasajeros me dijeron que podía desinflarlo para llevarlo a casa y que no ocuparía tanto espacio... ¡suspiro! No soy tan estúpida. Tenía un propósito, evitar el dolor. Nunca juzgues a los demás, ¡nunca sabes por lo que están pasando!


Una vez en Canadá, mi médico de familia me mandó a hacer una radiografía para confirmar lo que pensaba el médico en Cuba. Tenía una pequeña fractura en el coxis, pero fue la misma historia que no hay nada que hacer. Seguí tomando analgésicos durante 2 meses, hice mi trabajo con el ordenador casi siempre de rodillas en mi escritorio, e invertí en muchos cojines especiales hechos para evitar la presión sobre el coxis. Hasta hoy día, me siento en mi escritorio sobre uno de esos cojines especiales, y dependiendo de cómo me siente y de lo dura que sea la superficie, a veces sigo teniendo dolor. ¡Pero qué historia para contar y creo que nuestra carrera en la lancha empezó y terminó ese día!


Volvimos a Cuba por tercer año en el 2017 por 2 semanas solo para relajarnos en el hotel. Nunca salimos del hotel y no tuvimos lesiones que reportar. Algún día esperamos volver de nuevo.


  • Fuente de los mapas: Todos los mapas de este blog son de Google Maps

  • Fotos Fuente: Mi colección personal

  • Fuente de los vídeos: Por favor, siga los enlaces de Youtube para ver a los autores


 

English version


Trip to Cuba - Part 2


To read part 1 of this blog, go to https://www.ehba.org/post/viaje-a-cuba-parte-1


We had such a good vacation in 2015, in Eastern Cuba, that we decided to return for a second year in 2016, but this time for 3 weeks.


Most of our time was spent at the resort relaxing except for 2 noteworthy outings. Our first outing was with a local guide to see Fidel Castro’s birthplace in Biran, Cuba as well as the infamous Guayabo waterfall that is mainly visited by locals due to its distance to hotels and the horrible road conditions. Our second outing was to do a speed boat lesson in a bay. Throughout the blog, I will include all the injuries we sustained during this trip, which didn’t stop us from enjoying our time but to this day, make us smile when we think back to them.


On the first night at the hotel, I slipped in the bathtub and gave myself a bruise on my elbow and my buttock that grew to a size unknown to me to date. We started documenting it daily to show the growth, but I will only show it to you at its peak. Anyone who saw it did give a dirty look to my husband probably thinking he was beating me when in reality he is the most gentle human being I have ever met. A few days later, my husband broke one of his toes when walking on the beach and his toes hit a hidden tree root. Ouch! We had the hotel doctor verify that all those injuries didn’t hide anything bigger and he provided information on how best to care for our injuries.



Despite those injuries, our first outing was at Fidel Castro’s birthplace and the Guayabo waterfall. As both are in the same direction, our guide recommended doing both on the same day. The roads to get to both are a mix of paved roads and dirt roads. The dirt roads are not well maintained as cars get rarer and rarer the deeper you head into the countryside. Trucks, “homemade” transportation, horses, donkeys, or walking are the most common modes of transportation. Building your own mode of transportation (semi-tractor & semi-truck) is quite common.



Our guide had an old Suzuki 4X4 to take us around, but some roads had to be driven at a really low speed with local knowledge of the potholes… they should be called craters in the countryside in Cuba, as there is a high risk to break your wheels if you drive through one. Google Maps show that based on the distance, it is a 1h53 drive, but it is definitely more of a 3-hour bumpy ride once you pass Holguín.


Source: Google Maps

In 2016, there was an expensive fee to pay (3 times the cost of the entrance fee). Here, I’m sharing videos made by others. A lot of history is shared during the tour, more than shown in the videos, and there is a choice of a tour in English or in Spanish. Public bathrooms are available for a small fee.



After this, we drove some more to the Guayabo Waterfall. Now the roads to the waterfall are just dirt, but there is a lot to see about the Cuban lifestyle and it is a well-known road game to try to spot houses owned by Canadians who married Cubans. Hint: they are easy to spot as they proudly display a Canadian flag and are normally much bigger and nicer than the rest.


In each village you drive by, there are roadside fresh coffee (water bottles are rare) and fruit stands as well as artifacts, like tanks, from the Russian era, but do not expect public bathrooms - those are non-existent and almost impossible to find unless you are at a somewhat touristic attraction.


The Guayabo Waterfall (Salto del Guayabo in Spanish) is a popular natural reserve regularly visited by locals. English is not commonly spoken beyond a few of the guides. It is a short steep hike to the top of the waterfall where you can cool off safely in the upper part of the waterfall. The waterfall is 400 meters high. (Words of wisdom from my husband: do not hike with a broken toe.)



A few days later, we went on a group tour to learn to drive a speed boat in a quiet bay off of the ocean. Unfortunately, the boat seats were not covered with cushions and the instructor decided to take everyone on the ocean where the waves were too big for the size of the boats without proper cushioning. One wave was taken badly and as the passenger, it lifted me in the air and I fell back down harshly onto the hard seat. Immediately, a sharp pain went through my body and I screamed “I broke my butt”. Thinking it was momentary pain and an overreaction, we continued the lesson. Once we finished the lesson and it was time to get out of the boat, I realized the sheer amount of pain coming from my rear. Sitting at the bar for a refreshment at the boat lesson place and then on the bus on the way back to the hotel, I realized something was definitely wrong. Walking and sitting were unbearably painful.


As soon as we arrived at the hotel, my husband took me to the on-site doctor, who started to know us better from our previous visits, who took a look and concluded that I had fractured my coccyx (tailbone). He was unable to explain it in English at the time, but I heard him tell the nurse “creo que se rompió el coxis” (English: “I think she broke her coccyx”). As the hotel didn’t have an x-ray on site, sending me for x-rays would mean a journey in an ambulance to the city of Holguín (1h30) for about CAD $150, but the doctor warned us that there is nothing that can be done for such a fracture beyond being careful sitting, continue to walk around slowly to keep flexibility in the area and stopping other physical activities. After some internet research about such a fracture, I decided since there is nothing they can do, not to go for the x-ray as hospitals in this region of Cuba have been known to overcharge tourists, and language barriers were too scary for me. I just took the painkillers provided by the doctor religiously every 4 hours and I tried not to sit on it too much. The other thing we did is my husband went to buy one of those little pool donut floaties so I could sit on it so I wouldn’t feel pressure on the tailbone. Of course, that got me interesting looks from other guests, but our favorite staff were aware of the situation and helping us as much as they could. I could be found across the resort with either my floatie or laying down and sleeping. In solidarity, my husband got his own floatie and sat on it everywhere we went. If that’s not love, I don’t know what it is.



I continued to enjoy my vacation and just relaxed, but sitting was still a struggle. On January 21st, we had to fly home through Toronto through 2 flights of 4-5 hours each. There is no option but to sit in an airplane. I was the only one showing up with my blown-up floatie and many other passengers told me I could deflate it to take it home and it wouldn’t take so much space… sigh! I’m not that stupid. It had a purpose, to prevent the pain. Never judge others, you never know what they are going through!


Once in Canada, my family doctor sent me for an x-ray to confirm what the doctor in Cuba thought. I had a small fracture on my tailbone but told me the same story. There is nothing that can be done. I continued taking painkillers for 2 months, did my computer work mostly while down on my knees at my desk, and invested in many special cushions made to prevent pressure on the tailbone. To this day, I sit at my desk on one of those special cushions, and depending on how I sit and how hard the surface is, I sometimes still get pain. But what a story to tell and I think our speedboat career started and ended that day!


We went back to Cuba for a third year in 2017 for 2 weeks only to relax at the hotel. We never left the hotel and had no injuries to report. Some day, we hope to return again.


  • Maps Source: All maps from this blog are from Google Maps

  • Photos Source: My own personal collection

  • Videos Source: Please follow the Youtube links to see the authors

34 views0 comments

Recent Posts

See All

Opmerkingen


Opmerkingen zijn uitgezet.
bottom of page